viernes, 26 de enero de 2018

El torneo más largo: El Metropolitano 1977



A raíz de la anulación de los descensos por algunas temporadas, y los dos ascensos por año que se venían sucediendo de manera continua, el Metropolitano de 1977 quedó integrado por 23 equipos, un número excesivo de participantes, inédito para un campeonato profesional, con 46 jornadas de duración, más si se considera que a su término, y casi sin descanso, se disputó el torneo Nacional. Como resultado de ello, el campeón de este último recién se coronó en enero el 1978.

Por Fernando Serra, socio del CIHF.

En 1976 bajó un equipo a Primera B después de tres temporadas seguidas sin descensos. Fue el caso de San Telmo. Pero ascendieron a la “A” Platense y Lanús.

En la era amateur ya se había dado el caso de torneos de hasta 36 equipos, pero su disputa se redujo a una sola rueda. En cambio, para esta temporada, y después de utilizar formatos de la división por zonas, se volvió al campeonato de todos contra todos y a partidos de ida y vuelta.

El certamen se inició en pleno verano, el domingo 20 de febrero, en una jornada donde casi todos los partidos disputados en Buenos Aires se jugaron bajo una intensa lluvia, lo que obligó a que varios de ellos debieran ser interrumpidos antes del final, y ser continuados algunos días después.

Varias cuestiones influyeron en su desarrollo: Argentina se preparaba para celebrar su primer Copa del Mundo, por lo que la Selección intensificó sus entrenamientos y los enfrentamientos preparatorios. Varios seleccionados visitaron nuestro país para enfrentar al combinado nacional, lo que obligó a intercalarlo con el fixture del torneo local, posponiendo algunas fechas.

Por otra parte, tres equipos participantes debieron disputar todos sus encuentros como local en otros estadios, dado que los propios estaban afectados a las reformas necesarias para el Mundial: fue el caso de River Plate que usó el estadio de Huracán, Rosario Central que alquiló el de su clásico rival Newell’s Old Boys, y Vélez Sarsfield, quien jugó el campeonato en la cancha de Ferro C. Oeste.

Sumado a ello, tanto Boca Juniors como River Plate disputaron simultáneamente la Copa Libertadores, motivo por el que en varias ocasiones presentaron equipos alternativos, principalmente el cuadro “xeneise”, quien este año se quedó por primera vez con el premio continental.

Si bien no fue el torneo que involucró la mayor cantidad de tiempo para su desarrollo, sí fue el de mayor cantidad de fechas, y se dio el caso en que en una misma semana se llegaron a disputar hasta tres jornadas.

Es necesario mencionar algunos datos que le agregan un condimento extra al torneo: la transferencias del volante Julio R. Villa de Atlético Tucumán a Racing Club, adquirido en una cifra record, la consolidación definitiva de Diego Maradona en la primera de Argentinos Juniors con apenas 16 años, y la partida de Norberto Alonso al fútbol francés.

Por reglamento, esta temporada descenderían tres equipos, con el fin de reducir la cantidad de participantes. Ferro C. Oeste fue el primero en perder la categoría unas siete fechas antes de su conclusión, tras una muy pobre campaña. Le siguió el Club A. Temperley que luego de tres años en la máxima categoría regresó a la Primera B, en la última jornada, y por ultimo Lanús, condenado tras un desempate memorable ante Platense, con quién igualó el vigésimo puesto de la tabla de posiciones.

Este partido decisivo se disputó el 16 de noviembre en el estadio de San Lorenzo. Los noventa minutos finalizaron sin goles, y en el tiempo suplementario tampoco se sacaron ventaja. Fue necesario entonces definir el último descenso con disparos desde el punto del penal, y allí el elenco “calamar” se impuso 8 a 7.

La lucha por el campeonato estuvo centrada casi exclusivamente entre River Plate, Independiente, Vélez Sarfield y en menor medida Boca Juniors. La primera rueda incluso fue ganada por el conjunto de Liniers que sobre el epílogo se quedó con el primer puesto tras “amenazar” ostensiblemente al “millonario”, aprovechado algunos traspiés inesperados de este. Boca en cambio, muy abocado a la disputa de la Copa continental no llegó a ser un real candidato pese a estar siempre entre los primeros puestos de la tabla.

La segunda rueda, luego de que River retomara la cima otra vez, contó con una meritoria racha de Independiente, que llegó incluso a compartir el primer puesto y se transformó en el más tenaz oponente del cuadro de Núñez. No obstante, y pese a lo reñido de la competencia, River Plate se coronó Campeón en la última fecha ante Ferro C. Oeste, con un plantel integrado por varios jugadores que algunos meses después alcanzarían la gloria con la camiseta argentina: fue el caso de Passarella, Fillol, Luque y Ortiz.

Racing Club, Huracán y en menor medida San Lorenzo, se vieron amenazados por el descenso en algunos pasajes del campeonato y llegaron a ocupar los últimos lugares de la tabla. Inclusive la “Academia” se salvó definitivamente en la penúltima jornada. Lo llamativo es que había conformado un plantel de jugadores destacado y con serias aspiraciones de campeonato.

El delantero Carlos “Bartolo” Alvarez de Argentinos Jrs. se coronó goleador del certamen con 27 tantos. Al año siguiente fue transferido a Boca Juniors pero no logró repetir el mismo éxito.


 River Plate. Campeón del Metropolitano 1977.

No hay comentarios:

Publicar un comentario