viernes, 24 de marzo de 2017

1957. La primera victoria en el Maracaná.

Hace 60 años.

Por Ricardo Ismael Gorosito (socio del C.I.H.F.).


En julio de 1957 el campeonato se interrumpió durante 15 días para la disputa de la Copa Roca con los brasileños. Este trofeo, nacido en 1914, no se jugaba desde 1940. Los motivos nunca se aclararon, pero tuvo mucho que ver el hecho que las ediciones de esos años fueron verdaderas batallas campales. Y no solamente por esta copa, sino también por los Sudamericanos. Basta recordar la final accidentada de 1937 que Argentina ganó 2 a 0 y también el partido de 1946 en Buenos Aires por el torneo Extra donde José Salomón fue fracturado por el delantero Chico.

Los duelos con los cariocas se llamaron a silencio a partir de ahí. Más tarde, en 1949 una ruptura con la Confederación Brasileña de Deportes que hizo que la A.F.A. retirara su inscripción  al Mundial de 1950 y recién en 1956, con motivo del Sudamericano Extra de Montevideo volvieron a medirse, ganando esa vez Brasil por 1 a 0.

Calmadas las aguas, se reanudaron los partidos por la Copa Roca, donada por el ex presidente Julio Argentino Roca, quien presenció aquel primer partido jugado en la cancha de G.E.B.A. y en el que Brasil se impuso por 1 a 0. Fue una de sus últimas apariciones en público ya que falleció 20 días después.

En la edición de 1957, correspondía a Brasil ser local y el curioso reglamento establecía dos partidos y en caso de igualdad en puntos, había alargue y recién ahí contaba la diferencia de goles. Las sedes se fijaron en Maracaná el primero y San Pablo el segundo de los partidos.

Argentina ya había visitado el mítico estadio unos meses antes, en diciembre de 1956 cuando enfrentó a una selección del Estado de Guanabara ganando 2 a 1. Pero ante el “scratch” verdeamarelho, era la primera vez.

No obstante haberse desarmado el equipo que ganara en Lima la Copa América, pudo formar un conjunto bastante homogéneo alternando juventud con veteranía que ganó 2 a 1.

El partido fue doblemente histórico. Para Argentina resultó la primera victoria en el más grande estadio del mundo de ese momento y para Brasil porque al iniciarse el segundo tiempo, el técnico Sylvio Pirillo hizo debutar a un chico de 16 años apodado “Pelé”, que a los 77’ empató el partido. Dos minutos después desniveló el “gitano” Miguel Antonio Juárez.

Los protagonistas de aquella tarde fueron éstos:

Domingo 7 de julio de 1957 – Copa Roca.
BRASIL                                               1
ARGENTINA                      2
Estadio Maracaná (Río de Janeiro)
Juez: Erwin Hiegger (Austria)
Brasil: Carlos José Castilho; Paulinho de Almeida Ribeiro, Hideraldo Luiz Bellini; Valdemar Rodrigues Martins “Oreco”, José Ely de Miranda “Zito” (55’ Urubatao Calvo Nunes), Egidio de Souza “Jadir”; Mauro Raphael “Maurinho”, José Altafini “Mazzola” (45’  Edison Arantes “Pelé”), Emmanuele Del Vecchio (45’ Claudinho Pinto da Silva “Moacyr”), Luiz Trujillo “Luizinho”, Augusto Vieira de Oliveira “Tite” – DT: Sylvio Pirillo.
Argentina: Amadeo Carrizo; Federico Pizarro, Federico Vairo; Fernando Gianserra, Néstor Raúl Rossi (79’ Juan Héctor Guidi), Juan Eulogio Urriolabeitia; Omar Corbatta, José Rubén Herrera (70’ Héctor Edelmiro Antonio), Miguel Antonio Juárez (79’ Manuel Blanco), Angel Labruna, Ramón Moyano – DT: Guillermo Stábile.
Goles: 29’ A.Labruna (A); 77’ Pelé (B); 79’ M.A.Juárez (A).

El primer gol de Pelé en su selección.

Ante la mirada de Vairo, Pizarro, Gianserra y con Amadeo Carrizo en el suelo, “O Rei” marca el empate.





(Foto revista “El Gráfico”)
La revancha, tres días después, fue ganada por Brasil 2 a 0, resultado que se mantuvo luego del tiempo extra, quedando la Copa en Río de Janeiro. Hubo esa noche otro gol de Pelé.












            
   Ángel Labruna                            Los goleadores                                          Miguel Antonio Juárez          

Anecdotario

En 1957 no había TV satelital y los partidos los escuchábamos por radio. En el encuentro revancha que Argentina perdió 0-2 en San Pablo, antes del inicio del tiempo extra, el periodista Alberto Magdaleno, que secundaba a Fioravanti en sus transmisiones desde el campo de juego y vestuarios, se le ocurrió entrevistar a Omar Corbatta para preguntarle su opinión del partido. Y el “loco” se despachó al aire con un  “que quiere que le diga, nos están c…… a patadas”.
Nos imaginamos la expresión de Fioravanti, hombre que se destacaba por el léxico refinado de sus relatos…

Debieron pasar 41 años para que Argentina lograra vencer nuevamente a Brasil en el Maracaná. Con gol del “Piojo” López ganó 1 a 0 en 1998.


No hay comentarios:

Publicar un comentario