lunes, 20 de marzo de 2017

1947. Atlanta y un sueño que duró casi nada.

Hace 70 años.

Por Ricardo I. Gorosito (socio del C.I.H.F.).

El inicio del campeonato de 1947 se esperaba con grandes expectativas. Los candidatos más firmes eran San Lorenzo, el gran campeón de 1946 y River, que desde 1941 nunca había bajado del tercer puesto en la tabla. Los de Boedo habían mantenido intacto su plantel y los “millonarios” recuperaron a Alfredo Di Stéfano, que retornó de Huracán donde estuvo a préstamo el año anterior. Lo hecho por la “saeta rubia” posteriormente hizo olvidar a un grande que dejó la institución: Adolfo Pedernera.
Si bien los restantes tenían planteles más que destacados, no parecían estar a la altura de los otros dos. Boca, ya sin Severino Varela, había reducido su poder ofensivo y por esa razón contrató a dos delanteros que se lucieron en 1946: Federico Geronis de Rosario Central y Eduardo Ricagni de Platense. 
Independiente tuvo una baja importantísima: su goleador Arsenio Erico se fue del club luego de dejar su marca de 293 goles. Se le otorgó el pase libre como premio a su trayectoria de 12 temporadas. En su lugar contrató al delantero de Newell’s Mario Fernández.
Racing por su parte, no hizo demasiadas compras. En la defensa se incorporaron Ernesto Gutiérrez el “half “procedente de Ferro y el centro medio Saúl Ongaro de Estudiantes de La Plata. Para reforzar la delantera contrató a Waldino Aguirre, de Rosario Central.

Por ese tiempo, los dirigentes de casi todos los clubes eran bastante medidos en la contrataciones. Pero en la temporada de 1947 hubo una institución que rompió todos los moldes. Atlanta, el modesto equipo de Villa Crespo conmovió el mercado de pases con 17 nuevos jugadores, algunos de ellos, destacadísimas figuras. Veamos:

Francisco Antuña – Puntero derecho del San Lorenzo campeón de 1946.
Eugenio Bassino – Centro delantero de Quilmes.
Juan Burgueño – Puntero izquierdo de Sud América de Montevideo.
Eligio Corvalán – Half derecho de River donde no tenía lugar.
Fortunato de Sagastizábal – Centro delantero de Estudiantes de La Plata.
Aristóbulo Deambrosi – Puntero integrante de la famosa “máquina” de River
Domingo Donnola – Delantero de Temperley.
Bernardo Gandulla – Interior izquierdo de Ferro, gran figura de Boca entre 1940 y 1943.
Higinio Florentino García – Back derecho de Racing.
Gervasio Artigas Modernell – Defensor uruguayo.
Héctor Armando Morandini – Puntero derecho de la reserva de Racing.
Adolfo Alfredo Pedernera – Centro delantero de River, adquirido en $ 140.000.- un récord para la época.
Carlos Quiroga – Arquero de Argentinos Juniors.
Rodolfo Riccardini – Puntero izquierdo de la reserva de Boca Juniors.
Mario Lorenzo Santamarina – Centro medio de Ferro.
José Eusebio Soriano – Arquero peruano de River, alejado del club de Núñez luego de un serio conflicto.
León Strembel – Centro medio de Racing que por esos años se destacó también en la selección argentina.
Como vemos, hubo algunos en el mismo puesto.
En total Atlanta gastó $ 550.000 m/n, una fortuna para aquellos tiempos.

También previo al inicio del campeonato, trajo a prueba al puntero derecho uruguayo Alcides Ghiggia, pero luego de un amistoso ante Independiente, al perecer no convenció y lo devolvieron a Montevideo. Tres años más tarde, Ghiggia se convertirá en el héroe del Maracaná al marcar el gol del triunfo en la celebrada victoria uruguaya sobre Brasil en el Mundial de 1950.
Pero no todo terminó ahí. El club bohemio dio la nota al contratar como director técnico a un árbitro: José Bartolomé Macías.

Comienzo esperanzador

El domingo 13 de abril se inició el campeonato y Atlanta actuó como local en cancha de River enfrentando a Racing. La expectativa hizo que la recaudación de $ 55.323 pesos m/n fuera la mayor de la jornada. La formación bohemia fue la siguiente:

Leopoldo Carletti; Higinio García y José Bedia; Eligio Corvalán, Mario Santamarina y Pascual Bertarelli; Aristóbulo Deambrosi, Fortunato de Sagastizábal, Adolfo Pedernera, Juan Burgueño y Julio Rosell.
Siete debuts hubo esa tarde. Solo Carletti, Bedia, Bertarelli y Rosell habían jugado el año anterior.

A los 2 minutos, Santamarina cortó un avance racinguista y habilitó a Pedernera, quien le dio un pase en “cortada” a Burgueño para que anotara ante la salida de Ricardo. En segundo tiempo Racing empató a los 69 minutos con un penal convertido por Waldino Aguirre por mano de Corvalán. La victoria llegó en el minuto 89 cuando luego de un pase de Deambrosi, Burgueño desde el borde del área grande marcó el segundo. La crónica del diario “El Mundo” cuenta que el partido fue muy parejo, pero en líneas generales Atlanta fue mejor. También cuenta del fervor de la tribuna bohemia de esa tarde, algo que pocas veces se había visto.

El derrumbe

En la segunda fecha nuevamente registró la mayor recaudación: $ 47.571 en cancha de San Lorenzo, donde Huracán le asestó un duro golpe por 4 a 0. El sueño comenzaba a derrumbarse.
En los 11 encuentros siguientes, sólo cosechó cuatro empates y siete derrotas, algunas abultadas como contra Chacarita en San Martín por 4 a 0 y en Villa Crespo ante Newell’s por 5 a 0. En la 16ª. volvió a la victoria al vencer 3 a 0 a Banfield, pero una semana después, River le ganó nada menos que por 8 a 0…
Al término de la primera rueda estaba penúltimo con 8 puntos, a uno del colista Tigre.
La segunda mitad del certamen no fue mejor. Sobre 15 partidos ganó apenas dos, empató seis y cayó en los restantes siete. Fue nuevamente goleado por Chacarita 4 a 0 y por San Lorenzo 7 a 0.
La inversión no se reflejó en los resultados y como no podía ser de otra manera, debió descender por primera vez en su historia y  Macías volvió al referato promediando el torneo.


El de 1947 fue un año nefasto para el club de Villa Crespo.


   Macías habla con los jugadores en un entrenamiento bohemio.


Atlanta de 1947, la tarde que perdió con Racing 3 a 1 en La Boca.
Arriba: P.Bertarelli, J.Soriano, L.Strembel, G.Modernell, A.Pedernera, J.M.Bedia.
Abajo: D.Donnola, J.Cruz, G.Bertini, B.Gandulla, J.Rosell.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada