jueves, 15 de diciembre de 2016

La última copa inconclusa

Por Osvaldo J. Gorgazzi (socio del CIHF).

La Copa Argentina se viene disputando en forma normal desde la temporada 2011/2012 en adelante, y hoy se jugará una nueva final entre River Plate y Rosario Central. Algunos la entroncan con una similar que se trató de disputar en dos oportunidades, 1969 y 1970, pero ésta en realidad era la Copa de Argentina. Con un “de” que la hace apenas un poco distinta. Dicho en términos tecnológicos sería como que la actual final es la versión 2.5.

Sin embargo, la última edición de la primitiva versión, la de 1970, o sea la que sería la 1.2, no terminó cuando apenas le faltaba un partido para finalizar. Realmente increíble. ¿Qué sucedió?.
La misma tenía de por sí un reglamento curioso, pues la mayoría de los mismos estipulan qué equipos pueden jugar el concurso que describen. En este caso también se mencionaba quienes no podían hacerlo:
a) Los clubs de Primera División que participen en la Copa Libertadores de América 1970, dicho en términos concretos: Estudiantes de La Plata, Boca Juniors y River Plate.
b) Los clubes de las Ligas que hubiera participado del Campeonato Nacional 1969, es decir: Talleres (Liga Cordobesa), San Martín (Liga Mendocina), Sportivo Desamparados (Liga Sanjuanina), San Martín (Federación Tucumana) y San Lorenzo (Liga Marplatense).

Como caso curioso establecía que los clubes de la provincia de Santa Fe afiliados a la AFA, debían ser considerados como los clubes del Interior, por lo que si se hubieron aplicado el reglamento a ultranza, Unión, el Tatengue de Santa Fe, no hubiera podido participar, porque había jugado el Nacional de 1969. Pero todos entendieron que eso sólo tenía valor para ser local, pues esos equipos, tenían el derecho de disputar los dos partidos en su estadio. En definitiva, ésa era la idea.

Acá no se acaban las curiosidades, ya que también mencionaba que el Campeón de Primera B del año anterior, o sea, Ferro Carril Oeste, estaba incluido. Cualquiera que al leer esto, todavía esté medio despierto, sabiendo que por este entonces la Primera B era la segunda categoría, pensará que su ganador habría ascendido y estaba ya incluido por ser de Primera. ¡Error! En una organización, como la de nuestro fútbol, que se precia de permitir que un campeón pueda descender, recordará que por entonces el ganador de Primera B tenía que jugar un Reclasificatorio en el cual, Ferro no logró su objetivo de ascenso.

Así las cosas, y tras calificar por todos los vericuetos reglamentarios, 32 equipos comenzaron la disputa de la Copa “de” Argentina de 1970. San Lorenzo de Almagro tras eliminar a Colón, Rosario Central y All Boys (Santa Rosa, La Pampa) fue uno de los finalistas. El otro, Vélez Sársfield, llegó a esa posición tras vencer a Instituto, Chacarita Juniors y Racing Club. Tras empatar el primer partido el 3 de marzo de 1971 en el estadio de Atlanta dos a dos, con goles de Rubén Hugo Ayala, el Ratón, y Pedro Alexis Gonzáles para los de Boedo y Miguel Ángel Benito, el Fantasma, y Adolfo Froilán Mecca para los de Liniers, tenía que jugarse la revancha.

Ahora bien, ya era de 3 de marzo, y la Recopa Sudamericana 1970, torneo organizado por la Conmebol a la que clasificaba su ganador, no sólo había comenzado el 28 de febrero pasado, sino que la misma Conmebol la declaró amistosa, por lo que las autoridades de la AFA y los mismos clubes perdieron interés. Por lo tanto, la revancha nunca se jugó y el torneo quedó inconcluso.

Pasaron los años y hoy por hoy vivimos una situación parecida, pues el ganador del partido de esta noche entre Rosario Central y River Plate clasifica para la Supercopa Argentina, en cuyo reglamento original se estipula que su ganador disputará la Copa Sudamericana 2017, cosa que como sabemos no ocurrirá, por los últimos cambios reglamentarios que dispuso la Conmebol. ¿Seguirá siendo la Copa “de” Argentina el último torneo inconcluso? Ya veremos. Pero nuestro fútbol es tan sorprendente que nos lleva a una inquietud… ¿se puede dar por inconcluso algo que ni siquiera empezó?.

Imágenes de dos de los goleadore del partido de ida, sin vuelta: Pedro Alexis González (El Gráfico) y Miguel Ángel Benito (La Nación).



No hay comentarios:

Publicar un comentario