lunes, 2 de febrero de 2015

30 años, una eternidad.

Por Óscar Barnade (socio del C.I.H.F.)..

Sentir que veinte años no es nada”, escribió Alfredo Le Pera y lo inmortalizó Carlos Gardel. En la vida, 20 años no es nada. En el fútbol argentino, 30 años parecen una eternidad. En 1984, Ferro y Argentinos fueron campeones locales e Independiente ganó la Libertadores. Los de Caballito consiguieron ese año su segundo título. Tres décadas después, llevan catorce años en el Ascenso y, tras la quiebra, el domingo que pasó hubo elecciones después de doce años. Argentinos vivió sus años más felices entre 1984 y 1986. En mayo de este año descendió y hace 9 días retornó gracias a que en 2015 habrá un torneo de 30 equipos. Para Independiente, ya Rey de Copas por siempre, fue su séptima y última Libertadores. En el medio sufrió el único descenso de su historia. De los 19 equipos que participaron del Metropolitano, apenas ocho jugaron el torneo que acaba de coronar a Racing. Y la Academia no estaba en la A, empezaba el camino de retorno. En River llegaba como entrenador Héctor Veira cuyo primer objetivo era mejorar el promedio del descenso. Fue campeón de todo. En el recorrido reciente, bajó por primera vez de categoría. Y este año fue campeón local y de la Sudamericana. Para Atlanta fue la última vez en la A. Tres cordobeses jugaban en Primera: Talleres, Instituto y Racing de Córdoba. Ahora, Belgrano es el único representante. Temperley se mezclaba entre los grandes, luego bajó, quebró, se recuperó y este mes se sumó al pelotón de ascensos masivos. San Lorenzo se había quedado sin cancha. Volvió a tener una, ganó su primera Libertadores y mañana debuta en el Mundial de Clubes. Huracán finalizó antepenúltimo en el Metro comenzaba a transitar las peores tres décadas de su historia. En el último mes fue campeón después de 41 años (ganó la Copa Argentina) y volvió a Primera. Vélez apenas tenía un título y desde 1993 ganó otros 15. Crucero del Norte, de Misiones, no había sido fundado y en dos meses debutará en Primera. Había 19 equipos y ahora habrá 30 años. Dicen que 20 años no es nada. En el fútbol criollo, 30 años parecen una eternidad.

Publicado en Clarín