jueves, 15 de enero de 2015

José Susan y la Copa América

MIÉRCOLES, 11 DE DICIEMBRE DE 2013.
El olvidado inventor de la Copa América
POR OSCAR BARNADE, ENVIADO ESPECIAL A MONTEVIDEO
El argentino José Susan ideó el torneo que reúne a las selecciones sudamericanas. Pero el crédito se lo quedó el uruguayo Héctor Rivadavia Gómez.
Héctor Rivadavia Gómez era periodista, político y dirigente de la Asociación Uruguaya de Fútbol en 1916. La historia cuenta que fue el ideólogo e impulsor de la Confederación Sudamericana de Fútbol y del torneo sudamericano, que puso en juego desde 1917 la Copa América. Como visionario, tiene ganado el bronce. Lo dice la historia y también los diarios de la época. "Un proyecto largamente estudiado por el distinguido sportman del Uruguay señor Héctor Gómez", cuenta el diario La Argentina en la edición del 10 de julio de 1916. Pero resulta que un dirigente argentino, tres años antes, propuso jugar un torneo sudamericano y poner en juego un trofeo denominado Copa América. Una historia olvidada que hoy recupera Clarín, 100 años después de su presentación oficial y en vísperas de un nuevo clásico rioplatense, uno de los derby más antiguos del mundo, que pronto llegará a las 200 ediciones.
José Susan fue jugador y dirigente del viejo Estudiantes de Buenos Aires, y también arbitro. El 15 de octubre de 1913, hace hoy 100 años, presentó este proyecto en la AAF y se publicó al día siguiente en el diario La Argentina: "La Asociación Argentina de Football resuelve realizar anualmente un concurso de football instituyéndose al efecto la Copa América. Serán invitadas a adherirse a este proyecto las ligas uruguayas, chilena y brasileña, debiendo enviar en caso afirmativo un equipo para disputar la Copa. Este torneo se efectuará en Buenos Aires, en fecha que con prudente anticipación fijará el Consejo. Si algunas de las ligas adherentes desea que el torneo se realice en el lugar de su asiento, deberá solicitarlo en la reunión de delegados que se efectuará durante la época de juego del año anterior. Es entendido que cada liga en tal caso correrá con la organización y gastos que el torneo demande. Las representaciones constarán de diez y siete personas, pudiendo ser su número mayor pero sin cargo para la liga invitante. Este trofeo no podrá ser obtenido definitivamente, pero si alguna de las representaciones que lo disputen vencen tres años seguidos o cinco alternados, serán acreedores a una copa estímulo. El equipo vencedor y referee que actúen en los matchs serán premiados con medallas de oro, los demás equipos recibirán una medalla de plata en la que designará la clasificación obtenida. Este proyecto ha sido presentado a la Asociación por el delegado del club Estudiantes, señor J. Susan. Será tratado en la próxima reunión del Consejo y posiblemente aceptado".
Por Óscar Barnade (socio del CIHF)
Antes de finalizar octubre, las tres asociaciones sudamericanas habían aceptado la propuesta argentina. La Copa que iba a estar en juego era la misma que había donado Ernesto Bosch, Ministro de Relaciones y Culto, para el triangular que disputaron Argentina, Uruguay y Chile como parte de los festejos del centenario de la revolución de mayo, en 1910. Y que se puso en juego también en 1916, para los 100 años de la Independencia, ocasión en que se jugó el primer torneo sudamericano y que se creó la Confederación Sudamericana. Ambos torneos, el de 1910 y 1916, los ganó Argentina.
El torneo de 1916 no fue otra cosa que el campeonato proyectado por Susan. El dirigente argentino acompañó con fuerza la propuesta de Gómez. Y fue uno de los delegados que representó a Argentina en la confección de los reglamentos del nuevo torneo sudamericano. Su nombre quedó en el olvido tras el nuevo impulso dado por el uruguayo. La nueva Copa que se envió a confeccionar y que se puso en juego a partir de 1917, se sigue llamando Copa América. Como había propuesto tres años antes el argentino José Susan. ¿El verdadero inventor de la Copa América?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada