viernes, 16 de enero de 2015

Fallece Arturo Yamasaki

MIÉRCOLES, 24 DE JULIO DE 2013.

Por Ernesto Binda.

Arturo Yamasaki fue un muy afamado árbitro peruano que terminó dirigiendo en Méjico, donde alcanzó niveles importantes merced siempre a su cercanía con el dirigente de FIFA Guillermo Cañedo, el mismo que abogara por el uruguayo Edgardo Codesal -también años después afincado en Méjico y representante de ése país en el Mundial de Italia 90, donde dirigió la final Argentina-Alemania.
Arturo se destacó en su país de origen, donde alcanzó la categoría de internacional y donde dirigiera muchos encuentros de la Copa Libertadores de América. Se trasladó a fines de la década del 60 a Méjico y continuó arbitrando, llegando a ser árbitro internacional representando a este último país en la Copa del Mundo del 70, celebrada en el país azteca.
En este Mundial dirigió el encuentro semifinal entre Italia y Alemania, donde el equipo "azzurro" se clasificara para la final contra Brasil.
Ya retirado, fue llamado a difundir su experiencia en carácter de docente en la Esc uela de Árbitros de Méjico, donde actuó por varios años.
La última vez que supe de él fue a mediados del 2006 cuando su esposa, de visita en Buenos Aires, contactó con la editorial que publicara el libro "Fútbol. Las reglas del juego para todos", del que compartimos autoría con Angel Coerezza a fin de comprar un ejemplar encargado por Arturo antes de salir de Méjico.
Como anécdota cuento que en el año 1961-1962 concurrí a Lima como responsable técnico del equipo de fútbol del Colegio Nacional de Buenos Aires, que participaría de un torneo sudamericano intercolegial, donde el representante peruano era el Colegio Barros Arana, que -integrado por jugadores de gran categoría algunos de ellos- barrió cómodamente con todos sus rivales.
El torneo había sido montado con todo y hasta se jugaban los partidos en el Estadio Nacional de Lima con abundante público. Arturo Yamasaki era uno de los árbitros actuantes y recuerdo que una noche en el hotel donde nos hospedábamos todas las delegaciones extranjeras, el arquero del equipo paraguayo contó que ésa tarde en el partido contra el representativo peruano dicho árbitro había cobrado un penal en favor de los locales y que cuando se aprestaba a intentar atajarlo, se le acercó Yamasaki y le dijo algo así : "No te preocupes en tratar de atajarlo, porque si lo hacés te lo hago repetir todas las veces que sean necesarias hasta que te lo conviertan".
Tengo entendido que era un tipo muy simpático, aunque no creo que le apareciera con esas características al arquerito paraguayo.
Con su muerte se va un pedazo importante de una historia de la que van quedando pocos sobrevivientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada