viernes, 20 de enero de 2017

Un Mundial alternativo

Los seleccionados representantes de pueblos y naciones no reconocidos a nivel internacional desde 2006 tienen la oportunidad de competir en una Copa Mundial de Fútbol: la VIVA World Cup, un torneo para las minorías del planeta. Acá veremos los prolegómenos que terminaron en la primera copa VIVA disputada en Occitania en 2006. 

Por Eduardo Cantaro (Buenos Aires, Argentina), socio del CIHF.


Las guerras, las conquistas, los acuerdos políticos y los diferentes tipos de tratados fueron los factores que determinaron los límites del mundo actual. A lo largo de la historia, principalmente en los siglos XIX y XX, fueron naciendo los países que se pueden apreciar con todos sus límites en cualquier planisferio.
Pocos años después de la Segunda Guerra Mundial, decenas de naciones, la gran mayoría del Caribe y África, dejaron de ser colonias para convertirse en estados independientes, que comenzaron a ser reconocidos por la ONU. A fines de los ochenta, con la caída del Muro de Berlín, más de una decena de repúblicas se liberaron de la ex Unión Soviética. Lo mismo pasó a mediados de los años noventa, cuando con la Guerra de los Balcanes se disolvió la ex República Federativa de Yugoslavia, que se dividió en diferentes naciones. A poco de iniciado el siglo XXI, en el 2002, se independizó Timor Oriental, es decir la historia continúa inexorablemente.

La FIFA tiene más asociaciones afiliadas que países la ONU y la máxima fiesta del deporte se realiza cada 4 años.

Pero adentro de los límites de la gran mayoría de los Estados, hay minorías que no se sienten nativas de los mismos. Las primitivas tribus que soportaron las invasiones, las conquistas y las guerras a lo largo de la historia, quedaron encerradas adentro de los límites de los países que en suerte le tocaron o los conquistaron. A muchos se los conoce como minorías. Algunos buscan independencia, otros ser reconocidos o tan sólo mantener sus costumbres.

Estos pueblos o naciones también practican deportes y, como no podía ser de otra manera, juegan fútbol, pero no están afiliados a la FIFA, salvo excepciones.

El 12 de diciembre de 2003, un grupo de entusiastas europeos encabezados por Jean-Luc Kit hizo realidad el sueño futbolístico de muchos de estos pueblos: se formó la NF BOARD (Non FIFA Board), un ente que afilia a los seleccionados de fútbol que no podían hacerlo en la FIFA. Además de organizar encuentros amistosos entre estos seleccionados, tuvieron como máximo objetivo realizar una Copa del Mundo alternativa.

Ese objetivo, para muchos era imposible de realizar, pero tuvo nombre, sede y participantes. En conjunto con la UNPO (The Unrepresented Nations and Peoples Organization – Organización de Naciones y Pueblos no Representados), la NF Board creó la VIVA World Cup, que se iba a jugar en Chipre del Norte, en noviembre de 2006. Finalmente se hizo en Occitania. Para ubicarnos en los mapas tradicionales de Europa, corresponde al Mediodía francés, el Valle de Arán en España, algunos valles alpinos pertenecientes a Italia y el principado de Mónaco.

Iban a participar de la primera edición de la VIVA World Cup: Sahara Occidental y Somalilandia por África; Tibet, Chechenia, Islas Chagos y Kurdistán por Asia; Mónaco, Chipre del Norte, Laponia, Gibraltar, Jersey, Isla de Man, Guernsey, Seborga, Occitania, Saxony, Sealanda y Seaugeais por Europa. Estos últimos despertaban muchas controversias porque no son naciones, países ni territorios, sino principados autodeclarados por excéntricos. Además se esperaba la inscripción de 80 asociaciones que tenían tiempo para hacerlo hasta el 31 de diciembre de 2005. Pero finalmente la primera Copa VIVA de fútbol la disputaron Laponia, Mónaco, Occitania y Camerún Meridional.

Una nueva y curiosa historia empezaba.




Ocurrió en 20 de enero

1891.  Rosario, Argentina. Nacimiento de Juan Enrique “Harry” Hayes. Centrodelantero de Rosario Central , fue 21 veces internacional (1910-19) logrando 8 goles.

1935. Por el Torneo Sudamericano jugado en Perú, Argentina derrota 4-1 al seleccionado incaico.

1962. Santa Fe, Argentina. Nacimiento de Ramón Centurión. Delantero de Unión de Santa Fe, Boca y River entre otros.

1983. En la extrema pobreza muere en Río de Janeiro, una gloria del fútbol brasileño y mundial: Manoel Francisco do  Santos "Garrincha".

1984. En Calcuta y por la Copa Nehru, Argentina es vencida 1 a 0 por China en el único enfrentamiento que registra el historial de selecciones mayores. El gol del vencedor fue de Zhao Dayu a los 84 minutos.

1994. Muere Alexander Matthew “Matt” Busby, legendario entrenador del Manchester United. Había sobrevivido al accidente aéreo de 1958 en el que fallecieron ocho jugadores.


Noticias gentileza de Ricardo Gorosito, Jorge Gallego  Diego Jolodovsky

jueves, 19 de enero de 2017

Cuando el Estadio Centenario cumplió 75 años

Uno de los estadios más grandes del mundo que es motivo de orgullo para todos los uruguayos y amantes del fútbol en general. El Centenario alberga memorias de gargantas roncas y corazones rotos. 
La nota fue escrita en 2005 y no quisimos actualizarla porque le da un motivo más de nostalgia.
 

Por Luis Prats (Montevideo, Uruguay), socio del CIHF.

Resulta imposible cruzar Montevideo de norte a sur o de este a oeste sin toparse con su rotunda figura de paredes circulares y su torre desafiando los vientos. Tan significativo para la ciudad como importante para el fútbol, el Estadio Centenario es, por sobre todo, el lugar donde cualquier uruguayo guarda el recuerdo de algún domingo.

El Centenario cumplió 75 años el lunes 18 de julio de 2005: el aniversario lo encontró tan imponente, cómodo y funcional como el día que abrió sus puertas a una multitud jamás vista hasta entonces en estas playas. Sigue siendo el monumento a la pasión por un juego, aunque a su alrededor Montevideo haya cambiado y en su interior el fútbol marche penando.

Su construcción fue el símbolo de un Uruguay capaz de forjar sueños y convertirlos en realidad. Mucho antes de que se colocara el primer ladrillo, era una idea de paisajistas y un anhelo de futboleros. Los planes necesitan una palanca que los ponga en movimiento y en este caso fue la organización del primer Mundial de fútbol en 1930. Pero la iniciativa original de un escenario deportivo en ese lugar venía desde el siglo XIX, cuando ni siquiera había clubes de fútbol en este país.

Hacia 1889, el paisajista francés Edouard André formuló un primer plan para dotar a Montevideo de un gran parque público, con jardines, avenidas e instalaciones deportivas. Su colega compatriota Carlos Thays afinó la propuesta en 1911, bajo el nombre de Parque Central. El lugar escogido era un amplio descampado situado más allá de donde terminaba la avenida 18 de Julio, conocido popularmente como Campo Chivero. Los terrenos habían pertenecido a Antonio Pereira, cronista y autor teatral, hijo del ex presidente Gabriel Antonio Pereira, quien los legó al Estado en 1906 con el fin, justamente, de destinarlo a espacios verdes.

Un plano de la ciudad guardado en la Biblioteca Nacional, sin fecha pero impreso presumiblemente entre 1918 y 1920, muestra ese paseo con canchas de tenis y cricket donde hoy está la Pista de Atletismo, una “lechería” y un zoológico al sur y un stadium en el preciso lugar donde ahora está el Centenario. Una curiosidad adicional: se señalaba el proyecto de extensión de 18 de Julio hasta Propios. Parque Central quedó como denominación de la cancha de Nacional, mientras el Campo Chivero pasó a llamarse Parque Pereira, luego Parque de los Aliados y finalmente Parque Batlle, aunque la proverbial resistencia de los montevideanos a cambiar los nombres en su ciudad mantiene, hasta el siglo XXI, el penúltimo bautismo.

Sede Mundial

En los años ´20 el fútbol ya despertaba pasiones y los pequeños estadios de madera de Peñarol y Nacional eran insuficientes para los principales partidos. Fue entonces que Uruguay se postuló para organizar el primer Mundial, fijado para 1930. La candidatura uruguaya fue respaldada por dos promesas: construir un gran estadio y pagar todos los gastos de las delegaciones visitantes. Para sostener el plan, el Parlamento votó en pocas horas una ley que destinó 500 mil pesos a tales menesteres. Y la FIFA lo aprobó en mayo de 1929.

Quedaba poco más de un año para cumplir lo prometido. Para diseñar el escenario, el 12 de julio se designó al arquitecto Juan Antonio Scasso, director de Paseos Públicos de la Intendencia, quien contó con la ayuda de dos estudiantes de Arquitectura, José Domato y Pedro Danner, y un dibujante, Cayetano Magliano.

Scasso tenía 37 años cuando proyectó el Estadio. Y aunque luego cumplió una importante labor -diseñó el Hotel Miramar, el Club Náutico y la sede antigua del Club de Golf del Uruguay y ganó el concurso para el Plan Regulador de la ciudad argentina de Mendoza-, su prestigio profesional quedó ligado para siempre al Centenario. En lo deportivo, fue presidente de Peñarol en 1932.

El 21 de julio se colocó la piedra fundamental en el extremo oriental del Parque Batlle, una pequeña elevación del terreno a cuyos pies había una zona pantanosa. Se trataba de las nacientes del arroyo Pocitos, pronto entubado pero cuya humedad continuó aflorando por años en el campo de juego.
Apenas un mes después de su designación, Scasso convocó a varios periodistas y les mostró sus bocetos: un escenario elíptico con tres tribunas de tres tramos y otra, la oficial, con dos. Casi exactamente como es hoy. El detalle que más llamó la atención fue la torre que coronaba una de las tribunas.

Su proyecto estaba marcado por la funcionalidad de cada aspecto de la construcción -facilidad para el ingreso y la salida del público, excelente visión desde cualquier asiento, cabal aprovechamiento del desnivel del terreno-. Se inscribió además en una época en que Montevideo cambió su fisonomía a través de una serie de ambiciosas obras públicas y privadas, como el Palacio Legislativo, la Rambla Sur o el Palacio Salvo.

En 362 días

Desde la piedra fundamental hasta la inauguración del Centenario, transcurrieron 362 días. Hoy es inimaginable una construcción de esa magnitud en menos de un año, aún con la maquinaria moderna que Scasso no tuvo. Lo lograron 1.100 obreros, trabajando en tres turnos, incluso por las noches. Las excavaciones en el predio comenzaron el 3 de septiembre de 1929. Las obras de hormigón armado, el 1 de febrero de 1930.

Un otoño particularmente lluvioso atrasó la tarea, por lo cual Scasso tuvo que reducir las dimensiones de las tribunas de cabecera y la oficial. De cualquier manera, el profesional estimó su capacidad en 89 mil espectadores (hoy, con las ampliaciones de 1956 y 1978 pero con nuevas normas de seguridad y comodidad, el Estadio puede albergar 66.311). Los altos costos, además, obligaron a eliminar el proyectado revestimiento en mármol y la ornamentación. Empezaban a percibirse en el país los coletazos de la crisis bursátil de 1929.

El costo total del Estadio nunca fue precisado, incluso porque el apuro por inaugurarlo postergó trabajos que siguieron luego del Mundial. Algunas estimaciones hablaron de 800 mil pesos oro, unos 760 mil dólares de la época. La recaudación total de la Copa del Mundo 1930 fue de 255 mil pesos.
El torneo empezó sin el Centenario, reservado para el debut de Uruguay, lo que ocurrió el 18 de julio, a un siglo exacto de la Jura de la primera Constitución. Era una fecha de poderoso contenido simbólico: se lo consideraba el pasaje de la República Oriental a la edad adulta de las naciones. Por eso, hasta resultó natural el propio bautismo del Estadio, resuelto poco antes del certamen por CAFO, el organismo que lo administra desde entonces.

Los celestes vencieron esa tarde a Perú por 1 a 0. El honor del primer gol correspondió a Héctor Castro, un futbolista que en su niñez había perdido la mano derecha, por lo cual para siempre fue “El Manco” Castro. Seguramente nunca se había visto tanta gente junta en Montevideo: si había 89 mil personas, era más del 10 por ciento de la población en esos días. Pero no se supo con exactitud la asistencia, pues los porteros abandonaron sus puestos y se fueron a mirar el partido, de modo que ingresó el que quiso.

Fútbol, boxeo, música

Uruguay ganó el Mundial, por supuesto (en aquellos tiempos era lo lógico). La Copa del Mundo se desarrolló en las siete décadas siguientes hasta volverse un monstruo organizativo y comercial. Y el Estadio Centenario se mantuvo como la casa principal del fútbol uruguayo.

Como tal, fue sede de sus principales partidos. Eso quiere decir triunfos memorables y derrotas frustrantes. Un hincha consecuente puede haber pasado en sus gradas cientos o incluso miles de horas de su vida. Allí se disputaron, además del primer Mundial, cuatro Campeonatos Sudamericanos, seis partidos por la Copa Intercontinental, 18 finales de la Libertadores y la inmensa mayoría de los clásicos y las presentaciones de la selección uruguaya.

Al mismo tiempo, se convirtió efectivamente en el centro del paseo público - complejo deportivo imaginado por los paisajistas franceses. También ofreció sus espacios a la comunidad, con la instalación de una escuela pública y dos seccionales policiales. Y recibió acontecimientos no futbolísticos, como encuentros de básquet, combates de boxeo y la llegada de la Vuelta Ciclista, así como recitales -Joan Manuel Serrat, Eric Clapton, Rod Stewart, el retorno de Los Olimareños y Alfredo Zitarrosa, una muy polémica presentación de Luciano Pavarotti-, una misa del Papa Juan Pablo II, actos políticos y desfiles de Carnaval.

Su presencia es tan poderosa en el conocimiento colectivo que hasta puede perder el apellido: alcanza con preguntar “¿vamos al estadio?”, para que todos sepan de qué se trata. Desde 1983 también tiene un apodo, “Monumento histórico del fútbol”, tras una decisión de la FIFA que no reportó otras consecuencias que la colocación de una placa. Sea por gargantas roncas o por corazones rotos, hay demasiadas memorias en el Estadio Centenario como para resultar indiferente a quien transite por el Parque Batlle hacia cualquier parte.



 Imagen de 1929 de la construcción del Estadio Centenario.
http://www.panoramio.com/photo/26080062

Ocurrió en 19 de enero

1946. Sudamericano Extra de Buenos Aires: Argentina 7  Bolivia 0 (Labruna 2, Méndez 2, Salvini 2, Loustau).

1947. Nacimiento de Carlos Manuel "Chamaco" Rodríguez.

1952. Lanús es el primer equipo argentino en jugar en Turquía. En Estambul le ganó 2 a 1 al Fenerbahce.

1981. Nacimiento de Luis Oscar González. Ex jugador de Huracán, River y la Selección Argentina, con la que ganó los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y disutó el Mundial de Alemenia 2006.
 
1984. Nacimiento del defensor central ex Argentinos Juniors, Nicolás Pareja.

1986. En el triunfo de Ferro ante Español por 1-0 debuta en Primera, el delantero Luis Fabián Artime.

1993. Nacimiento del mediocampista ofensivo Adrián Ricardo Centurión. Jugó en Racing y ahora lo hace en Boca.
 

 Noticias gentileza Ricardo Gorosito, Jorge Gallego y Diego Jolodovsky

miércoles, 18 de enero de 2017

¡Somos socias!

Hoy, 18 de enero de 2017, se cumplen 100 años de la aceptación de socias en el hoy Quilmes Atlético Club. Este dato figura en las actas de la institución a la que nuestro consocio Patricio Minig tuvo acceso y compartió la noticia con nosotros. ¿Qué pasaba en otros clubes?

Por Jorge Gallego, socios del CIHF.



Fueron los clubes de origen británico los primeros en incorporar socias. 

Club Atlético del Rosario.

Es difícil establecer la relación de las damas que colaboraban tanto en eventos sociales como deportivos. No sé si las "servidoras del té", costumbre de los festivales atléticos y partidos de rugby o fútbol eran o no socias. Estas actividades fueron iniciadas en el siglo XIX. Un dato concreto; la socia Jeanette Maguin, figura como voluntaria a la I Guerra Mundial (c. 1914).

Lomas Athletic Club

Mrs. Anderson (Eleanor Maude Jacobs) -esposa de James Oswald Anderson, el primer capitán de la Selección Nacional (1902)- fue una destacada tenista. A los 12 años ya ganó un torneo (1893). En 1907 fue campeona "nacional". Su formación deportiva coincidió el inicio del club pionero de Lomas de Zamora (1891). Es factible que haya sido una socia muy tempranera...

En 1916 la Sta. L. Baker presidía la sección socias de la entidad.

Club de Gimnasia y Esgrima

Rosa Freyre de Aldao esposa del presidente Ricardo C. Aldao, figura como la primera socia del club. En junio de 1928 las socias activas eran 1134.



Imagen de Rosa Freyre, aportada por Genealogía Familiar, primera socia del Club de Gimnasia y Esgrima.

Ocurrió en 18 de enero

1879.  Londres. Amistoso. Inglaterra 2 Gales 1. Fue la 4ª derrota sucesiva de éstos. Como en los juegos anteriores no logró goles, el obtenido por William H. Davies (Oswestry FC) fue el  primero del historial “nacional” galés.

1908.  San Pedro, Buenos Aires. Fundación del Paraná Fútbol Club. El decano del fútbol sampedrino se llamó inicialmente  Foot Ball Paraná.

1927.  Arequipa, Perú. Fundación del  Club Sportivo Huracán. “Los Verdolagas”, usan este color y llevan el nombre por el homónimo de Buenos Aires. Su triunfo en la “Copa Perú” – torneo amateur interclubes  de carácter nacional les permitió el acceso a la 1ª División. En su Liga Departamental. (Arequipa) registra 9 éxitos.

1942.  Uruguay goleó 7-0 a Ecuador. Máxima goleada en el historial de la Copa América entre esas Selecciones.

1945. Argentina debuta en la Copa América de Chile goleando a Ecuador por 4-0.

1953. En un accidente automovilístico en Cochabamba, fallecen los jugadores del The Strongest, Alberto Ramírez, Eusebio Martínez (argentinos) y el boliviano Ezequiel Calderón.

1957. Fallecimiento de Alvaro Gestido, defensor de Peñarol, campeón olímpico en 1928 y mundial en 1930. Era coronel del Ejército y hermano de Oscar Gestido, que en 1967 ocupó la presidencia del país oriental.

1967. Argentina golea 4-1 a Paraguay en la primera fecha de la Copa América de ese año, jugada en Uruguay.

1973. Nacimiento de Rolando Schiavi. Ex defensor de Argentinos y Boca Juniors, entre otros.

1976. Nacimiento en Merlo, provincia de Buenos Aires, de Marcelo Gallardo. Mediocampista ofensivo de River Plate, Mónaco de Francia y Nacional de Montevideo, etre otros. Actual entrenador de River.

1978. Partidos de vuelta de las semifinales del Nacional 1977. Independiente derrota de local 3-1 a Estudiantes, mientras que en Rosario, Talleres de Córdoba le anó de visitante a Newell`s por 1-0 y se clasificó por única vez a la final de un torneo de AFA de Primera División.

1984. Nacimiento de Leonardo Pisculichi. Mediocampista ofensivo de Argentinos Juniors, River, y varios equipos del exterior del país. 

1992. Ereván, Armenia. Fundación de la Football Federation of Armenia. Cuenta con casi 80 clubes afiliados. Sargis Rubeni Ovsepyan (1992-2012) es su máximo internacional: 131 juegos.

2012. La Liga de Fútbol de Suiza expulsa al club Neuchatel Xamax F.C. por irregularidades financieras. La institución era propiedad del empresario checheno Bulat Chagaev. Reformado, el club ingresó al 5° nivel del fútbol helvético. Tres ascensos consecutivos lo sitúan actualmente en la segunda división.


Noticias gentileza de Ricardo Gorosito, Jorge Gallego y Diego Jolodovsky

martes, 17 de enero de 2017

Letras Redondas: El día del arquero

Esta semblanza fue escrita especialmente para la revista partidaria "El Fortín de Vélez" en ocasión del partido despedida de José Luis Chilavert, disputado el 14 de noviembre de 2004.

Por Andrés Canta Izaguirre (Buenos Aires, Argentina), socio del CIHF.


Tarea difícil la que me ha sido encomendada: hacer una reseña de Chilavert. ¿Qué podré decir que no haya sido dicho ya? ¿Cómo expresar un sentimiento que no tiene límites en un espacio acotado de palabras? Porque cuando uno debe referirse a los sentimientos corre el riesgo de quedarse sin palabras para expresarlos. 

Podría hablar de su liderazgo innato. Podría mencionar cómo un solo jugador (¡y desde el arco!) puede ganar un partido. Podría enumerar los goles increíbles de tiro libre, incluyendo uno desde el propio campo de Vélez. Podría hacer una lista de los arqueros humillados por este colega irreverente, que marcó un antes y un después en lo que al puesto de arquero se refiere. Podría decir que si hoy cualquier arquero se anima a patear un tiro libre o un penal, es porque antes lo hizo Chilavert. 

Pero no. Dejaré que el detalle exhaustivo de sus logros sea enarbolado por quienes quieran responder a la importante legión de detractores que tiene el paraguayo. Estos últimos, que seguramente en el fondo lamentan no haberlo tenido en el equipo de sus amores, contraatacarán haciendo hincapié en el costado polémico, verborrágico y provocador del Uno. Que existe, a no dudarlo. Pero que tampoco quepa ninguna duda que esa faceta no tan feliz es el precio ínfimo que hay que pagar por tanta genialidad. Prefiero diez mil veces un Chilavert peleador y lenguaraz, no siempre con la razón de su lado, a una historia del fútbol -más precisamente de Vélez- sin Chilavert. 

En este momento tan especial, no puedo dejar de evocar, casi íntimamente, que de chico –la edad donde se forman los recuerdos que más frescos quedan en la memoria- había ciertos arqueros, unos pocos, que yo consideraba “invencibles”. Es decir, aquellos a los que me parecía tarea casi imposible que Vélez les hiciera un gol. En mis primeros años de tribuna, ese invencible fue Fillol. Luego, de más grande, Chilavert. Quién diría que algunos años después, ese arquero al cual odié en varias oportunidades (¿por envidia, quizá?... sin dudas) sería uno de los abanderados del período más glorioso de la historia del club que llevo en el alma. 

Se termina una etapa inolvidable. Hoy es un día triste y feliz a la vez. Triste porque Chilavert ya no podrá acrecentar sus hazañas desde el arco del Fortín. Toda su gesta magnífica quedará congelada en el tiempo. Y éste es, curiosamente, el motivo de felicidad, porque todos esos logros de Chilavert estarán asociados únicamente con Vélez y con su gente. En un arranque casi desesperado de egoísmo pienso que nadie que no sea hincha de Vélez heredará ese legado. Sus logros no podrán repetirse con otra camiseta. Chilavert es nuestro para siempre. 

Hoy quiero empezar a llenar ese enorme vacío que deja el paraguayo con un mínimo consuelo. Algún día les diré a mis nietos asombrados y mudos de admiración: “Yo vi jugar a Chilavert…”.



Tapa de la revista partidaria El Fortín de Vélez de noviembre de 2004.