jueves, 29 de septiembre de 2016

Ocurrió en 29 de septiembre

1907. Alumni obtuvo la Copa Competencia al derrotar 3 a 1 a Peñarol. El equipo de Watson Hutton es el más ganador del trofeo inaugurado en 1900.

1913.  Robbio Lomellina, Italia. Nacimiento de Silvio Piola, 34 veces internacional Italiano y 30 goles. Ganó la Copa del Mundo 1938..

1915.  Rosario de la Frontera, Salta. Fundación del Club Social Cultural Deportivo Atlético Normal. El primer clásico rosarino  (Normal-Gral. Güemes) se jugó en 1919. Triunfaron los “normalistas”: 4:0. La Liga de esta localidad termal se creó en 1932 como Unión Rosarina; hoy es: Liga de Fútbol de Rosario de la Frontera.

1943  Siegburg, Alemania. Nacimiento de Wolfgang Overath. Clubes: SV Siegburg 04 (1951/63)  y 1.FC Colonia  1963/77. Fue 81 veces internacional. Campeón  Mundial 1974.

1957. River golea 7-0 a Ferro; Vélez 4-0 a Boca.
  1966. Fallecimiento de Zoilo Canavery, figura del amateurismo. Uruguayo de nacimiento, llegó a Buenos Aires a los 5 años. Tuvo la particularidad de ser campeón con Racing, Boca e Independiente.

1974. Peor derrota de Deportivo Mandiyú en Primera. Cae contra Chacarita por 6-1 como visitante. Ese mismo día, en La Plata, debuta Patricio Hernández, en Estudintes que igualaba 1-1 con Banfield.

1976. Debut de Emilio Nicolás Commisso. River derrotaba 1-0 de visitante a Estudiantes.

1985. Debuta en Argentnos Juniors, Fernando Carlos Redondo. Argentinos igualaba con Gimnasia, 1-1.

1991. En Liniers, Vélez golea 5-0 a Huracán. En los ocho partidos que se juegan ese domigo, no hay goles de los equipos visitantes.

1993. Debuta en Primera División, con la camiseta de Vélez, Claudio Daniel Husaín. Vélez derrotaba a Boca 1-0 de local.

Noticias gentileza de Ricardo Gorosito, Jorge Gallego y Diego Jolodovsky

Filatelia futbolística argentina: Los mundiales, los panamericanos, Boca y River.

Coleccionar es un hobby que apasiona a muchas personas en todo el mundo. La filatelia es uno de los principales pasatiempos en el planeta. En este artículo, el periodista de Clarín, coleccionista de estampillas, cuenta las veces en que el fútbol argentino se “pegó” para viajar.

Por Guillermo Tagliaferri (redactor de la sección Deportes del diario Clarín, especial para el CIHF).


Coleccionar estampillas de la temática fútbol es un hobby que capta a muchos filatelistas (philos significa amigo y atelia, sellos) de todo el planeta. Y la variedad es amplia, desde torneos mundiales, competencias continentales, futbolistas famosos, etcétera. Pero también los clubes tienen su espacio. 

En países como Italia, España, Brasil, Colombia, Uruguay, Alemania y Austria, entre otros, es común que los correos emitan sellos postales de los principales equipos, ante una conquista de un torneo local o internacional o un aniversario.

En Argentina Boca Juniors y River Plate tienen el privilegio de tener sus estampillas propias. Fueron emitidas en noviembre de 1999, por el Correo Argentino. Ocho estampillas diferentes para cada uno, con obvio predominio de los colores azul y amarillo o rojo y blanco distinguen a Boca y River en estas imágenes postales mostrando sus equipos, sus tribunas y sus escudos. Antes nuestro país se insertó en el tema del fútbol en las estampillas con las relativas a mundiales -las de Argentina 78 fueron las más numerosas, y las conmemorativas del título ganado en México 86, las más vistosas- y otros torneos internacionales.

También la AFA tuvo su propio homenaje filatélico, en 1993, al cumplir su 100° aniversario. El primer sello postal argentino relativo al fútbol data de 1963, por los IV Juegos Panamericanos. Más de sesenta estampillas y bloques (figuras formadas por dos, cuatro u ocho sellos que conforman una imagen gigante) comprenden el material futbolero nacional, hasta estos días. De todos modos es cifra chica comparada con otros países, especialmente los africanos y asiáticos, que realizan coloridas y extensas emisiones en cada Copa del Mundo.


miércoles, 28 de septiembre de 2016

Ocurrió en 28 de septiembre

1887. Fundación del Hamburger SV (Alemania).

1891. Fundación del Central Uruguay Railway Cricket Club (C.U.R.C.C.).

1902. G.E.B.A. inaugura su cancha de Palermo. Estaba situada en arroyo Maldonado (hoy Av.Juan B. Justo) y las vías del ferrocarril.

1918.  Buenos Aires. Nacimiento de Ángel Amadeo Labruna. Símbolo de River Plate y del fútbol argentino. Máximo goleador del club, segundo en presencias (515); 9 títulos profesionales.   

1930. Peñarol y Nacional juegan por primera vez en el estadio Centenario inaugurado en julio durante el Mundial. Fue un partido correspondiente a la Copa Uruguaya de 1929 y Peñarol ganó 1 a 0 con gol de Antonio Sacco en el arco de la tribuna Colombes.


1961. Nacimiento de la "Araña" Juan Carlos Maciel. Jugó en cuatro categorías del fúbol argentino. Con Deprtivo Laferrere militó en Primera C, Primera B Metropolitana y Nacional B. En la Segunda División del fútbol argentino atajó en Unión y en Atlético Rafaela. En Primera División atajó en Unión de Santa Fe.
 
1963. All Boys inauguró su actual estadio de Jonte y Mercedes en el barrio de Monte Castro, muy cerca de su anterior ubicación. Por el torneo de Primera C, esa tarde le ganó a Deportivo Riestra por 7 a 0.

1964. Nacimiento, en Castelar, provincia de Buenos Aires, de Claudio Daniel Borghi. 

1972. Fallecimiento del futbolista José Miguel Martínez Ferrer, del Atlético Madrid, tras permanecer ocho años en coma luego de un desmayo sufrido en Montevideo en julio de 1964 cuando su equipo se encontraba de gira por Sudamérica.

1972. Ajax de Holanda gana la Copa Intercontinental venciendo 3-0 a Independiente en Amsterdam. El partido de ida habían empatado 1-1. 

1986. Debut en Primera División de Marcelo Espina. Ese día, Platense, su equipo cayó 2-1 con Rosario Central. Carlos Javier Mac Allister, también debutaba ese día, en la derrota de Argentinos Juniors 2-1 con Boca como local.


Noticias gentileza de Ricardo Gorosito, Jorge Gallego y  Diego Jolodovsky.

Albion Football Club

Reseñar la rica historia del Albion F. C. significa remontarse a los orígenes mismos del fútbol uruguayo. Fundado el 1° de junio de 1891, la entidad subsiste hoy, tras haber dejado de participar recientemente de los torneos de la categoría inferior de la AUF. No obstante, fue quien de algún modo sacó ese deporte que ganaba en popularidad del cerrado ámbito de los colegios británicos de Montevideo y contribuyó también a la confraternidad futbolística rioplatense.

Por Ítalo Moreno (uruguayo residente en Buenos Aires, Argentina), socio del CIHF.



Eran los ya lejanos días de fines del siglo XIX. El deporte estaba tomando impulso, desarrollándose dentro del ámbito educativo: los colegios de origen alemán, francés y, principalmente, británico. En ellos se caracterizaba la forma de trabajo físico-deportivo: cricket, natación, esgrima, atletismo y rugby, entre otros. Había también un juego similar al rugby, pero que se jugaba con los pies, llamado football.


Dos clubes de origen inglés ya estaban establecidos en la capital uruguaya y llevaban a cabo algunas actividades deportivas nombradas anteriormente: el Montevideo Cricket (1861) y Montevideo Rowing (1874).


Un colegio de origen inglés, el English High School (1874), funda su propio club deportivo el 1° de junio de 1891, llamado Football Association.


El responsable de la creación de la entidad fue Enrique Lichtenberger, que en los estatutos estableció que sus integrantes debían ser todos orientales. El primer presidente fue William Mac Lean.
Lichtenberger había nacido el 2 de enero de 1873. Hijo de padre brasileño y de madre inglesa, fue alumno del colegio inglés, futbolista, periodista y escribió las primeras crónicas sobre fútbol, cuando trabajaba en el diario El Siglo; luego fue dirigente. Además de ser el encargado de la difusión y organización de los partidos locales e internacionales, y también de los encuentros frente a los marinos de paso por el puerto de Montevideo, era gerente de una empresa de seguros (Sun Insurance Office).


El Football Association jugó su primer partido el 2 de agosto de ese mismo año, frente al Montevideo Cricket Club en la cancha de éste, ubicada en la zona conocida en ese entonces como La Blanqueada. El resultado favoreció a MCC (camiseta azul y amarilla a rayas horizontales) por 3 a 1, y el Football Association lució para ese encuentro camiseta blanca, con una estrella azul en el pecho.


Tiempo después, el 21 de septiembre de 1891 el club cambiaría su denominación por Albion F. C. y los colores de su camiseta, que a partir de ese entonces fue de color totalmente azul con cuello blanco, pantalón y medias negras. El característico azul y grana, dividido por mitades –similar a la bandera de la Unión Jack británica–, lo adoptaría en 1895.


Los encuentros futbolísticos fueron contra otros colegios o clubes británicos, además de jugar con el CURCC de Villa Peñarol, fundado el mismo año que Albion; lo que constituyó de alguna manera “el clásico del siglo XIX”. El primer cotejo entre ambos finalizó en un triunfo del Albion por 2 a 0, en partido de práctica jugado en Punta Carretas (cancha de Albion) al año siguiente de sus respectivas fundaciones.


El 25 de mayo de 1892, en la Villa Peñarol el CURCC inauguró su cancha jugando un partido con el equipo de Lichtenberger. Nuevamente ganaron los de Punta Carretas, esta vez por un marcador más amplio, 4-1.


De alguna manera sus primeros encuentros internacionales fueron frente a equipos de tripulaciones inglesas de los barcos que atracaban en Montevideo, Sirius (1893 y 1894), el Retribution y Acom-Barracuda (1895).


A su vez, los equipos (teams) de Montevideo y Buenos Aires venían jugando partidos “internacionales” desde 1889. Los montevideanos fueron siempre derrotados por los porteños y estos encuentros tenían lugar siempre el 15 de agosto, que era feriado en ambos países, ya que se conmemoraba el Día de Santa María y cumpleaños de la Reina Victoria de Gran Bretaña. Una de las maneras de festejar el acontecimiento era con reuniones deportivas entre las colectividades inglesas de ambas márgenes del Río de la Plata.


La supremacía de los ingleses de Buenos Aires, que cada año ganaban el partido, desalentó a éstos a seguir jugando como anualmente lo hacían. De tal modo sólo se llegaron a disputar seis encuentros hasta 1895.


Albión organizó partidos en Buenos Aires en sustitución de aquéllos frente a clubes de importancia de la vecina orilla. Así, el 15 de agosto de 1896, ganó su primer cotejo internacional por 4 a 1 a Retiro, y al día siguiente derrotó a Belgrano 5 a 3.


El 1° de abril de 1899 inauguró su cancha en el Paso del Molino, sobre la avenida 19 de Abril (hoy Agraciada), frente a un combinado de marineros de tripulaciones británicas, con un triunfo por 1 a 0. Fue la primera con un palco de madera y cerrada, construida sobre terrenos cedidos por la empresa de Tranvías del Cerro y Paso del Molino.


El año 1900 fue muy significativo en el fútbol uruguayo, ya que por iniciativa de Lichtenberger, el 12 de febrero, se cursa invitación a los demás clubes del país: Central Uruguay Railway Cricket Club (CURCC), Uruguay Athletic (1899) y Deustcher F. K. (1896), de origen alemán, para formar una liga de fútbol.


En la calle Solís 65, el 23 de febrero, se celebró la primera reunión; estuvieron presentes dos delegados por cada club. Albion tuvo como representantes al propio Lichtenberger, como no podía ser de otra manera, y A. J. Davis.


Luego de algunas reuniones más, nace el fútbol organizado en el Uruguay. Fue exactamente el 30 de marzo de 1900, cuando vio la luz la Association Football League, hoy AUF. Paralelamente se juega el primer campeonato uruguayo, que ganó el CURCC de Penarlo y en el que Albion fue subcampeón.


Ese mismo año se juega la primera copa internacional entre equipos uruguayos y argentinos, denominada Competencia (Competition Cup), y Albion fue el primer campeón uruguayo que representó al fútbol oriental.


El 5 de agosto de 1900, en el Parque Central se llevó a cabo el partido definitorio entre Albion y el CURCC, para determinar el semifinalista que debía enfrentar a Belgrano de la Argentina. Los “azulgranas” derrotaron a los “aurinegros” por 1 a 0, en tiempo suplementario, con gol de cabeza, marcado a los 118 minutos por William Leslie Poole.


Finalmente en la fueron derrotados por el equipo belgranense. El partido se jugó en Montevideo, terminó en los 90 minutos de juego empatados en cero, por lo que se disputaron 30 minutos más. En razón de que el marcador continuó sin abrirse, se continuó el partido hasta que hubiera un gol (una especie de gol de oro), y luego de jugarse 17 minutos más, Belgrano marcó el tanto que lo decretaba finalista de la primera copa internacional entre equipos rioplatenses.


Otro hecho significativo es que Albion representó a la liga uruguaya en un encuentro frente a la liga argentina, reforzado por dos jugadores de Nacional el 16 de mayo de 1901, en el Paso del Molino. Los argentinos ganaron por 3 a 2. Dicho encuentro es considerado para algunos de los historiadores uruguayos, como el primero entre selecciones del Río de la Plata.


A fines del mes de julio de 1902, realizan una importante reunión entre los directivos de Albion y un grupo de jugadores encabezados por Enrique Sanderson y su hermano Juan, movidos por la inquietud de un grupo de jóvenes que se reunían en un bar frente a la cancha de la calle 19 de Abril, y es así que Albion sufre una escisión de la cual nace el Montevideo Wanderers.


Albion, al igual que algunos clubes de origen inglés, sufre un decrecimiento en lo “aristocrático” que tenía el fútbol en aquel entonces. En ese sentido, algunos cambian sus denominaciones por nombres “criollos” y otros desaparecen, como el Deustcher y el Uruguay Athletic, dos de los fundadores de la League. Los obreros y empleados de origen humilde, como estibadores del puerto, canillitas y los mismos obreros del ferrocarril, ya habían tomado sus primeras lecciones mirando o jugando algunos “picados” y comenzaron a organizar sus propios clubes de fútbol, dejando en un segundo plano aquellos clubes originarios. Albion no absorbió a esa masa de gente que impulsaba el nuevo fútbol criollo, y en 1906 no se inscribió en la liga uruguaya para comenzar un nuevo campeonato, quedando excluido del mismo, aunque volvería en 1908.


La institución de fútbol más antigua del país, dentro del ámbito futbolístico, no es considerada el decano, ya que en varias oportunidades se desafilió de la AUF, jugando en algunos de esos lapsos en la Liga Universitaria, de la que es fundador (3 de mayo de 1914), y en la Federación Uruguaya de Fútbol Amateurs, donde se ha mantenido en esa condición desde el 29 de julio de 1953, conquistando el campeonato de ese año.


Considerado como el padre del fútbol uruguayo, don Enrique C. Lichtenberger falleció el 28 de abril de 1934, Albion sigue hoy adelante como un homenaje a aquel hombre visionario cuya pasión por el fútbol lo llevó tan lejos, incluso a promover la creación de la AUF.


Luego de su actuación en la Federación en la cual llegaron a agruparse 62 equipos, volvió a la AUF, en la Divisional Extra, que a su vez cambió de denominación por la de Divisional C y en la actualidad Liga Metropolitana Amateurs, manteniéndose en lo que se llama comúnmente tercera categoría de fútbol uruguayo.


Al cumplir su centenario de vida y durante la presidencia del Dr. Enrique Falco, la vieja institución subsistía por el apoyo del Club Nacional de Fútbol, con el cual tenían un convenio de asistencia recíproca, siendo de alguna manera una filial de los tricolores. Nacional utilizó jugadores en Albion como una cantera de sus juveniles. Luego de haber cumplido los cien años, el club inauguró su pequeña cancha en la zona de Malvín Norte, en la calle Menorca, que lleva por nombre Enrique Falco, el presidente que realizó los convenios con importantes empresas del Estado que permitieron así las obras.


No sólo del fútbol vivió y vive la institución. Fue potencia en el atletismo uruguayo, fundó el 6 de setiembre de 1884 la primera Asociación Atlética que rigió ese deporte en el Uruguay hasta la creación de la actual Confederación Atlética. En la década del 60 fue el equipo de mayor poderío, y ganó en 1968 el sudamericano de clubes campeones. Josefa Vicent, Carlos Falco, Albertino Etchechurry entre otros, fueron figuras del deporte uruguayo.


También el básquetbol tuvo su tiempo: salió campeón en 4ª de Ascenso y militó luego en 3ª. Razones económicas hicieron que se abandonaran las prácticas de estos deportes, junto al béisbol y tenis.


En 1988, historia más reciente, el equipo de la Cuarta División se coronó campeón uruguayo invicto, sin sufrir derrota alguna, en la Divisional C. Fue su primer título oficial en la Asociación Uruguaya. Su campaña fue la siguiente: 20 partidos jugados, 11 ganados, 9 empatados, con 46 goles a favor y 15 en contra.


También tuvo en estos años obras trascendentes, que van más allá del deporte, con el trabajo social que posee en el barrio en el cual vive mucha gente de escasos recursos y junto a la Congregación de las Vicentinas. Tanto es así que cedió terrenos del club para la construcción de una guardería donde se sirven desayuno y merienda a una cantidad de chicos de bajos recursos, contando con la colaboración del Rotary y Club de Leones, Además tiene una policlínica con atención gratuita para los vecinos y con medicamentos sin cargo.


Ya en el comienzo del siglo veintiuno la institución se encuentra en plena crisis económica, como la mayoría de los clubes del fútbol uruguayo.


Imágenes: Enrique Lichtenberger y tapa del libro Albion Football Club.



martes, 27 de septiembre de 2016

Ocurrió en 27 de septiembre

1902.  San Miguel de Tucumán. Fundación del CA Tucumán. Es la entidad decana del fútbol provincial. Su creación fue promovida por dos educadores: Agenor Albornoz y José R. Fierro.

1907.  San Juan. Fundación del CA San Martín. Hoy milita en la máxima categoría del fútbol argentino.

1914. Primer partido por la Copa Roca entre Argentina y Brasil. Se jugó en cancha de G.E.B.A. y los visitantes se impusieron por 1 a 0 con gol Rubens de Moraes Salles del Club Paulistano.

1931. Once goles en el clásico de Avellaneda. Racing como local vence 7 a 4 a Independiente. Fue el primer clásico en la Era Profesional.

1942. Máxima goleada de Racing sobre River en la Era Profesional. De local lo vence por 6 a 1-
 
1953. En el partido que Racing venció a Ferro 4 a 0 en Avellaneda, jugó su último partido en nuestro país José Manuel Moreno y esa misma tarde se produjo el debut en el equipo de Caballito del puntero Antonio Garabal.

1953. Debut oficial en la primera división del Real Madrid, del argentino Alfredo Di Stéfano, que anotó a los 56 minutos el tercer gol con que los madridistas derrotaron al Racing de Santander por 4 a 2.

1953.  Trípoli, Libia. Nacimiento de Claudio Gentile, 71 veces internacional italiano  (1975-84). Ganó la Copa del  Mundo 1982.

1959. El marcador de punta de River, Julio Alberto Nuin, le detuvo un penal a Norberto De Sanzo de Atlanta en el encuentro que los bohemios ganaron 1 a 0 en cancha de Huracán. Nuin, que debió ocupar el arco por expulsión de Amadeo Carrizo, fue el primer jugador de campo del profesionalismo en detener un penal. 

1978. Máxima victoria de Unión de Santa Fe sobre River. Fue 5-0 como local.

1989. Por la primera final Pre Libertadores, River derrota 1-0 a San Lorenzo como visitante en cancha de Huracán, con gol de Gabriel Omar Batistuta.

2003. Debuta en Primera, Diego Valeri, figura de Lanús en su primer tìtulo en el fùtbol argentino. Fue en un empate con Vélez, 1-1.

2005. Messi se nacionaliza español.

Noticias gentileza de Ricardo Gorosito, Jorge Gallego y Diego Jolodovsky.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Penales con historia

Pocas sanciones en el fútbol suelen generar tanta polémica como el penal. Que fue, que no fue, que se adelantó, etc., etc. Las discusiones durarán toda la semana y al domingo siguiente ya habrán pasado, pero llegarán otras y así será siempre, por suerte. No se concibe el fútbol sin puntos de vista y criterios disímiles.


Por Ricardo Gorosito (Buenos Aires, Argentina), socio del CIHF.

La lista de penales con historia es larga. Más de 100 años de fútbol en nuestro país nos han proporcionado abundante material. Veamos algunas de esas historias.

En 1923, la selección argentina jugaba por la Copa Chevallier Boutell con Paraguay en la legendaria cancha de Sportivo Barracas. A los 31 minutos, cuando empataban 0 a 0, el árbitro sancionó un penal en favor de Argentina que motivó las airadas protestas de los guaraníes. La decisión fue confirmada, pero el capitán argentino, Guillermo Magistretti, le ordenó al puntero Benjamín Delgado que lo tirara deliberadamente afuera porque consideraba que la falta no había existido, orden que Delgado obedeció. El juez Servando Pérez se sintió burlado y se retiró de la cancha. Dirigentes y capitanes lograron convencerlo para que volviera, a lo que accedió varios minutos después. Poco más tarde, el defensor argentino Vigliola anotó un gol contra su valla que puso en ventaja a Paraguay y así terminó la etapa. 

A poco de reanudarse el juego, hubo otro penal para Argentina que ejecutó el mismo Vigliola tratando de enmendar su fallo en el gol guaraní, pero el arquero paraguayo Modesto Denis contuvo el remate. 

Para colmo de males, a los 65 minutos Ildefonso López marcó el segundo gol visitante. Así lograron los paraguayos su primera victoria en Buenos Aires.

En 1931, el arquero Eduardo Alterio de Chacarita, fue el primero en anotar un gol en el profesionalismo. Iban 15 minutos del segundo tiempo y cuando el equipo funebrero perdía 3 a 0 ante Tigre, hubo un penal favorable a Chacarita. En una actitud insólita, el arquero de Tigre Lorenzo Savarro, decidió no oponer resistencia al remate en protesta por lo que consideraba una sanción injusta. En esas circunstancias, viendo que el gol estaba asegurado, Alterio pidió ejecutarlo y de esa forma convirtió el tanto. Seguramente Tigre se habrá desmoronado anímicamente, porque al final los de Villa Crespo llegaron al empate en tres goles.

En 1939 se produjo el único penal del profesionalismo que fue anulado. Jugaban San Lorenzo y Argentino de Quilmes y los santos ya ganaban cómodamente, cuando Alfredo Mac Kay castigó a los “mates” con un penal que Isidro Lángara transformó en gol. El juez observó que el delantero azulgrana Agustín Cosso se adelantó y en lugar de hacerlo ejecutar nuevamente, procedió a anularlo, concediendo un tiro libre indirecto para Argentino de Quilmes. Esa violación del reglamento motivó una estruendosa silbatina. Por suerte no tuvo incidencia en el resultado, ya que San Lorenzo se impuso finalmente por 7 a 1.

Por la Copa Roca de 1939 empataban 2 a 2 Argentina y Brasil en Río de Janeiro, cuando se sancionó la pena en favor de Brasil faltando cinco minutos. Allí ardió Troya y el equipo argentino abandonó la cancha luego de serios incidentes. Insólitamente y contrariando el reglamento, el árbitro Oliveira Monteiro ordenó la ejecución que concretó Leónidas con el arco vacío y Brasil ganó 3 a 2.

Recordado es el penal que en 1962, adelantándose evidentemente, Antonio Roma le atajó a Delem. 
Se cuenta que justificando su decisión de no hacer repetir la pena, el juez Carlos Nay Foino contestó a las protestas de los jugadores de River con la frase “penal bien pateado es gol…”

Ese penal sí tuvo influencia en la definición del campeonato.

Por el Metro de 1970 en cancha de Racing, Independiente necesitaba vencer a la Academia para adjudicarse el campeonato. Estaba en desventaja por 1 a 0 cuando Humberto Dellacasa le dio un penal al Rojo que el desaparecido Aníbal Tarabini debió ejecutar tres veces. En las dos primeras Agustín Mario Cejas se adelantó y recién en la tercera logró el gol. Finalmente Independiente ganó 3 a 2 y fue campeón por haber marcado un gol más que River.

El “Chango” Cárdenas, autor del famoso gol de Racing al Celtic en 1967, fue el héroe en 1971 cuando por el Metro, a raíz de la sanción de un penal para Rosario Central a los 73 minutos, fue expulsado el arquero Rubén Guibaudo. Por entonces, si el sancionado era el portero, no podía ingresar el suplente, que en este caso era Carlos Oriolo. Por lo tanto el técnico Victorio Spinetto dispuso que Juan Carlos Cárdenas ocupara el arco y a él le cupo la hazaña de detener el remate de Roberto Artemio Gramajo. Racing ya se imponía 2 a 1 y logró mantener la ventaja alzándose con un festejado triunfo.

Éstas son sólo algunas de las historias escritas desde los doce pasos.



Suspensiones prolongadas en el fútbol argentino

El viernes 23 se conoció la provisoria sanción a Gastón Sessa por 25 fechas tras agredir al árbitro Julio Barraza en el partido que su equipo Villa San Carlos se enfrentaba a Tristán Suárez por la cuarta jornada del torneo de la Primera B Metropolitana. 

Por Diego Jolodovsky (socio del CIHF).

A los 43 años, Gastón Alejandro Sessa sigue dando que hablar en la cancha. Y no por sus buenas atajadas que a lo largo de sus 23 años como futbolista profesional, el "Gato" las tuvo. Pero varios momentos de indisciplina también son recordados. Uno de los primeros fue por el Apertura 2002, en un partido contra San Lorenzo de Almagro en Liniers, cuando enojado con el árbitro Sergio Pezzotta amagó pegarle una piña desde atrás en la espalda y después lo tomó del cuello. Al árbitro rosarino no le quedó otra opción que expulsarlo. El Tribunal de Disciplina le dio diez fechas.

Otros incidentes de Sessa, fue contra los delanteros Rodrigo Palacio de Boca en 2007, y Marcos Pircchio de All Boys en 2015. En ambas jugadas se fue expulsado.
La primera fue una pelota larga para un Palacio que no llegó ante la salida de Gastón Sessa que fue con la pierna en alto y le pateó la cara al delantero por entonces en Boca. La CONMEBOL lo suspendió por seis meses y posteriormente cuatro partidos.
En 2015, la sacó más barata. Con la jugada concluida por un offside del delantero de All Boys, Pircchio tiró la pelota lejos. Sessa, por entonces arquero de Boca Unidos, lo pisó en las dos piernas. Tres jornadas al experimentado arquero

OTRAS SUSPENSIONES PROLONGADAS.

Carlos Horacio Salinas (Boca Juniors) En un partido frente a Huracán en Parque Patricios, correspondiente a la primera fecha del Nacional 1978 tomó del cuello al árbitro Abel Gnecco. Tuvo la misma sanción que Sessa, 25 partidos.

Enzo Trossero, Rubén Galván y Omar Larrosa: En la final del Nacional 1977, jugada el 25 de enero de 1978, Independiente logra el título estando con ocho jugadores, por las expulsiones de estos tres jugadores. La protesta se dio porque el árbitro Roberto Barreiro, convalidó el gol del empate de Talleres, que fue con la mano. A Trossero y a Galván les dieron 20 fechas; 15 a Larrosa. 

Darío Rivadero (Talleres de Córdoba) le provocó una rotura de ligamentos cruzados al delantero Mariano Sabadía de Defensa y Justicia, en un partido en Florencio Varela ganado por Defensa y Justicia 1-0. Al jugador cordobés le dieron 16 jornadas.

Elías Emilio Abraham (Independiente) fue suspendido por un año al agredir al árbitro inglés Ronald Lynch en un clásico de Avellaneda en 1956, en cancha de Racing. La "academia" ganó 2-0.


Fernando García (Atlanta) fue suspendido por dos años al pegarle una trompada a Humberto Sergio Dellacasa en un partido en Villa Crespo entre Atlanta y Cipolletti en noviembre de 1990.  El jugador abandonó el fútbol.

Miguel Turello: El caso de este jugador de Argentinos, Atlanta y Nueva Chicago, es lapidaria. Tres duras sanciones. En 1941 tras agredir a un jugador de Unión de Santa Fe, el árbitro Rivera lo expulsó del campo de juego. Al recibir la sanción por parte del juez, agredió a Rivera. La sanción fue de dos años, aunque recibió una amnistía al año.
En 1944, jugando para Atlanta, el árbitro Berdasco denunció ante la policía que el futbolista lo había agredido. Terminó preso y la AFA lo sancionó por un año.
En 1947, jugando para Nueva Chicago volvió a ser noticia en un partido en Caballito ante Ferro. Agredió al árbitro Mauri, y el Tribunal de Disciplina, teniendo en cuenta los antecedentes, lo suspendió por cinco años, lo que llevó a Turello a abandonar el fútbol.